CLAMOR POPULAR PARO NACIONAL – COLOMBIA

Actualidad, Opinión

Después de varios meses sin postear (me excuso), quiero compartirles que conté con la dichosa oportunidad de orientar durante el periodo vacacional las áreas del derecho penal general, especial y procesal a un lúcido grupo de estudiantes de mi querida Fundación Universitaria Juan de Castellanos. Me hizo recordar lo bello de la docencia, precisamente porque hace meses no la ejercía (por dedicarme a la investigación y al litigio).

Durante el curso hice varios amigos, pero entre ellos resaltó una particular situación con una querida hermana de la JDC, quien quiso hacer un panorama de la realidad de las protestas (paro) del 2019 en Colombia; les comparto con gusto:

Por: Katherine Rojas Narvaez

Persistir, insistir, resistir y no desistir, son las intenciones del pueblo colombiano, que desde el 21 de noviembre del año 2019, mediante diversas manifestaciones en todo el país, claman al gobierno de Ivan Duque, el cumplimiento de 13 puntos, en los cuales se exigen derechos y se solicita la derogación de diversas leyes.

Por lo anterior, podemos evidenciar inconformidad nacional, convirtiéndose esta situación en una verdadera crisis social. Las marchas o protestas, son la oportunidad para cientos de personas de poder denunciar las irregularidades y reclamar a gritos sus derechos fundamentales.

La furia de la gente sale del corazón, y algunos de los motivos latentes, se llaman desempleo, negligencia en la salud, repudio a la violencia, falta de sensatez en las condiciones laborales y pensionales, clamor por una educación integral, la implementación de tributos justos y como primera necesidad se quiere la paz.

En estos escenarios, las controversias en las marchas, no han pasado desapercibidas, pues los medios de comunicación se han encargado de tenernos informados cada instante de todas las manifestaciones realizadas. De igual forma se han publicado los constantes sucesos de violencia entre los protestantes y abusos de autoridad, lo cual ha generado enfrentamientos con agresiones considerables a tal punto de ser la muerte el resultado final. Adicionalmente los daños en los diferentes establecimientos públicos y privados han sido múltiples, de igual manera en las estaciones y medios de transporte, ocasionando caos en las diferentes ciudades del país. Pues aunque la causa sea noble, se encuentran muchas personas infiltradas que incentivan el vandalismo, afectando la verdadera causa del paro nacional.

De acuerdo a lo anterior, es importante indicar que las autoridades judiciales deben tomar medidas para fomentar el orden público ante el disturbio y la delincuencia de unos pocos. Las determinaciones de las autoridades fuera del margen de su competencia, se tornan como una vía de hecho en el control constitucional para amparar derechos fundamentales, siendo importante la legitimidad de las decisiones estatales o judiciales para lograr una fundamentación objetiva y razonable a la aplicabilidad de la norma, cuando se judicialice, en este caso del paro nacional a una persona, o se proteja y garanticen derechos, en lo cual, independientemente el caso, se debe respetar la igualdad de todos ante la ley, no se debe aplicar e interpretar arbitrariamente las normas.

Por otro lado, cabe señalar que un grupo de gente no está de acuerdo o tienen una posición u opinión deferente a las actuales manifestaciones contra el mandato del presidente Ivan Duque, y no es precisamente porque estén en contra de los 13 puntos aclamados, pues su oposición se encuentra basada en el respeto al trabajo. Son muchos los comerciantes y demás trabajadores de diferentes gremios que dicen estar afectados por las protestas y sus continuos bloqueos.

Finalmente, apreciamos los diversos impactos que causa un paro, un clamor popular, que implora cambios a un mandato indolente, donde además se presentan negligencias en el sistema judicial y afectaciones económicas, adicionalmente la inestabilidad social de una mayoría.

© 2019 Todos los Derechos Reservados.